Expresémonos

domingo, 15 de enero de 2012

Veneno al Latir del Melómano

El encuentro de melómanos, coleccionistas y salsotecas llegó a su vigésimo aniversario con una celebración parca y sin transcendencia, el alma del evento que debería ser los melómanos y coleccionistas continuaron en el olvido por parte de la mayoría de los asistentes, esto debido al manejo y a la programación que se le viene dando al evento hace algunos años. Preocupa sobremanera ver como en la versión 2011 bajo su convocatoria referente a ferias anteriores, y en el peor de los casos la gente llegaba en las noches cuando desde las 3pm se abría el telón de los coleccionistas en tarima y les tocaba frustradamente presentarse a los vendedores, policías y gente de producción que había en ese momento. Los dos primeros días (26 y 27 diciembre) registraron menos asistencia y fue precisamente porque no hubo orquestas de renombre o alguna desinformación de última hora , esto certifica tristemente que la motivación actual del evento son las orquestas y no los melómanos y coleccionistas que al final deben ser la verdadera esencia y razón del ser del encuentro.

Los conceptos y opiniones son generalizadas cuando se argumenta que las abandonadas y antiguas bodegas de la licorera del Valle por su estado, incomodidad y por la ubicación al lado del rio Cali no es el sitio adecuado para este histórico y aun original fiesta de los salseros en nuestra ciudad.

El evento en su esencia se puede recuperar y volver a darle la importancia que se merecen los melómanos y coleccionistas, Gary Domínguez (fundador del evento) fue organizador en sus primeras versiones nunca tuvo necesidad de llevar orquestas para convocar público, la gente iba en masa explícitamente a escuchar y a disfrutar de la temática diaria y de la música de los invitados. Orquestas gratis para el pueblo sí, pero no en ese evento sagrado, que por culpa de las mismas el publico conciente, ilustrado y de buen oído que iba al Parque de la Música no volvió.

Felicito a los coordinadores del evento por la parte organizativa, la buena selección de las temáticas por día y la convocatoria de melómanos, fui testigo de su empeño por hacer las cosas bien y en verdad mi critica va dirigida a los altos rangos de corfecali que por políticas populistas y comerciales le dieron un veneno al latir de la historia de un brillante evento.


Dj. Mauricio Diaz Gonzalez